Oración a San Benito

Si necesitas sacar de tu vida todo mal y sientes que tu fe no alcanza para lograrlo, reza con devoción estas oraciones a San Benito. Tu fervoroso rezo y su bendecida cruz, harán increíbles milagros para proteger tu vida y la de los tuyos.

Rezos a San Benito Abad

¿Conoces la poderosa participación que tiene San Benito Abad en combinación con su bendita Medalla para combatir cualquier espíritu maligno? Encuentra aquí las Oraciones más fervientes para rezar frente a tus problemas!

1. Plegaria poderosa

Poderoso y milagroso Santo Benedicto!… Fuerza y luz para mis ojos… que te ven incrédula frente a tu Cruz!… Desesperada vengo a implorarte me protejas de malignos que me dañan tanto! Oh, Benito… Santo!

Acudo a ti con lágrimas brillando en mi rostro y la angustia que no cede, San Benito… oh, Señor! Tú eres Rey ante los males que acechan nuestras vidas… los cristianos somos tus siervos más fieles!… Oh, mi Redentor!

Te nombran millones de hombres buscando tu ayuda y tú los iluminas con Luz encendida, nacida del alma, tu poder es Grande, firme y Celestial!… Por eso eres Grande, San Benito Abad!

Compasivo eres, oh, amado Santo!… Eres un ilustre con tus enseñanzas de bondad y paz… Te aclamo y proclamo como Inmaculado, porque me proteges, desde un pedestal! Tú todo lo puedes, con tu omnipotencia y tu Caridad!

Con esta plegaria me rindo a tus pies, me someto al nombre más espiritual… que con garra y con esmero me habrá despojado de cuantos malignos, me hayan hecho mal! Afila tu Cruz y reza por mí, oh Santo abnegado… Clemencia te pido para ser feliz!

La oración que rezo se lleva mi fuerza, mi fe y mi agonía, porque quiero estar, en el esperanzado sueño que llevo en mi mente! ¡Escucha mi rezo y cura mi mal! San Benito eterno, Salvador de males, con tu Cruz afable, me habrás de sanar!

San Benito amado…Padre Celestial, tú me infundes calma sobrenatural!… Tan grande es tu amparo para los que arrodillados pedimos en paz, que no nos alcanza para agradecerte tanta abnegación! Amado Benedicto…Ruega por el alma de tus tantos fieles… danos siempre amor!

Bríndame el milagro de tu bendición, en esta mi súplica está mi pedido por mi salvación! Que se aparten todos quienes me hacen mal, ponlos a un costado, que no me perturben, que sigan su andar! Aplica tu vara, con la Cruz bendita y con tu mirada pondrás la justicia, donde no la hay!Amén

2. Oración Milagrosa a San Benito de Nursia

He llegado hasta aquí… tu altar privilegiado, me ha llamado mentalmente… Mi espíritu se encuentra desbordado de angustia y soledad, dame tu mano… San Benito Abad! En ti está el refugio para mis penurias y desvelos, porque tú eres, Santo, el más enérgico pañuelo…

No me des tu espalda, escucha mi ruego tan desesperado y crudo… Muchas son las ansias del Milagro tuyo, oh, amado Santo! Mi Santo Benito! Vuelca en mí la salvación a mi tormento y el fragor en esta calma que merezco, como buena cristiana!

Concédeme tu enseñanza y tu alegoría para ser mejor y tomar consciencia de los males mundanos… Dime cómo hacer para espantarlos de mi fortaleza que flaquea tanto, cuando no te tengo tan cerca de mí! Bendito y loado, mi adorado Santo… mi Santo Benito!

No quiero caer en las garras dañinas de la tentación… Tú puedes cubrirme y fortalecerme, para no rodar por fauces impías, que devoran almas cristianas y buenas… como la que tengo yo, en este día!

Sagaz y efectivo demostraste al mundo tu poder divino, infalible contra todo mal… Oh, Santo Bendito, Soberano y fiel… no me abandones en este planteo tan desesperado… Dame fortaleza… dame dignidad! Tus armas son certeras, para que del daño me pueda escapar… Oh, Santo divino! Abrígame más!

No me dejes sola… criaturas malignas están al acecho… Sálvame, Benito, cuídame, Señor! Tu palabra y credo pueden rescatarme si estoy al caer, tú eres sagrado, poderoso y bueno… Combate al dañino y regresa mi alma al lugar que estaba… Tú lo puedes todo, Salvador Benito!

Bendíceme ya, yo con tu Milagro, podré transitar el camino eterno a tu Santidad!… Dame ese Milagro… tú eres Aurora en mi tempestad!… Tú eres la lucha que no tiene igual! Destierra al maligno… que no exista más!

Anhelo tu piedad, vendré cada día, a rezar frente a tu Altar, con un sinfín de palabras que puedan endulzar tu calma, oh, mi Santo… y mucho más! Promulgaré tu nombre y lo extenderé en tu Cielo, cuando me impregne de rezos, dedicados a tu alma!

Apiádate de mi rezo y de mi humilde oración… Tendré mis manos abiertas para heredar tu Milagro que me hará sentir imagen y espíritu concentrado, en el mismo templo sacro que albergo en mi corazón… Oye mi petición, te lo ruego San Benito… Santo por devoción, dentro de esta, mi alma… con que te suplico hoy!Así Sea